LA BIBLIA ABRAZADA A SU PECHO

LA BIBLIA ABRAZADA A SU PECHO
Una mañana de invierno en Canadá, era 24 de Diciembre, 2007; tuve un encuentro único con una persona; mientras mi familia quedaba dormida, me disponía a salir para mi trabajo, era una mañana muy fría las calles, árboles y techos de las casas estaban cubiertos de nieve; empiezo a manejar y de pronto veo a un hombre anciano en medio de la calle y caminando hacia mi vehículo, llevaba un abrigo liviano y algo en sus manos abrazándolo contra su pecho, paré y le pregunté a donde iba, no me respondió solamente se sonrió y me di cuenta que no hablaba Inglés, pero continúe hablándole, para que confiara en mí y le ofrecí llevarlo a su casa, lo senté en el asiento de atrás y de pronto veo que en sus manos llevaba una Biblia! Le pregunte si la podía ver, empecé a hojearle para obtener información de él y vi que estaba escrita en otro idioma que no era ni Ingles, ni Español, pero en la parte de atrás tenía la dirección de una iglesia Coreana que yo había visto antes en el área, eran las ocho de la mañana, y lo lleve allí pero estaba cerrado, entonces decidí llevarlo a un puesto de Comisaria en el área, y cuando le expliqué al agente, el me mostró una foto del Anciano que sus familiares lo habían reportado, por si lo encontraban en la calle, porque padecía de una enfermedad llamada Alzheimer (es una forma común de demencia, que causa problemas con la memoria y el comportamiento). Lo abrasé y me despedí de él, diciéndole que todo estaría bien y que sus familiares llegarían por él.
Este evento quedo en mi memoria, y lo que nunca olvide fue ver una Biblia abrazada a su pecho. La Palabra de Dios es lo más grandioso y hermoso que un ser humano puede poseer, pero es aún más maravilloso conocer al autor de ella.
Jesús dijo en Juan 5:39 “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi”. Dos eventos importantes y trascendentales para todo ser humano, obtener la vida eterna y conocer a Dios para que nuestra vida sea cambiada.
Nadie en esta tierra puede conocer nuestra alma, sentimientos, sueños e ilusiones, más que Dios, su anhelo es que le conozcamos para mostrarnos sus planes, proyectos y el propósito divino por el cual estamos en esta tierra.
Leemos en Hebreos 4:12 “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.
El enemigo de nuestras almas, no se cansa de atacar, matar, robar y destruir; estamos viviendo tiempos tan perversos y peligrosos; es casi como decir ese dicho “sálvese quien pueda”; escudriñar las Sagradas Escrituras se ha convertido en una lucha hoy en día, en parte por las distracciones que el mundo de la tecnología ofrece de una forma muy fácil, las ocupaciones diarias, de familia, iglesia y trabajo nos consume; los días se sienten tan cortos un año pasa y en cuestión de semanas estamos casi llegando al final de otro año.
La pregunta es si dedico el tiempo para estudiar, indagar y aprender de las Escrituras. Cuando Jesús lo dijo, se debe tomar como un mandato “escudriñad” es un verbo imperativo, de acción inmediata y necesaria; no se puede ir más lejos en nuestro caminar con Dios sin conocerlo primeramente, para aprender a obedecerle y entablar esa intimidad con El, abrazando su Palabra al pecho, como el –Anciano que se me cruzo en el camino que literalmente la llevaba con el—La Palabra es viva por eso es que penetra hasta cortar el alma o quebrantarla en otras palabras para que se despoje de toda carga de pecado, y nos lleve a la presencia misma de Dios, el lugar más seguro para refugiarnos y que trae la recompensa más grande y promesa de parte de Dios – “os parece que en ellas tenéis la vida eterna”.- Es el único lugar donde el alma sedienta se eleva a las alturas como el Águila, para contemplar su Gloria y su Poder.
¿Qué es la vida eterna? No está asociada con “años”, sino es un don de parte de Dios para aquellos que creemos y hemos confesado a Jesucristo como nuestro Salvador. Leemos en Juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna…” es algo que se obtiene de inmediato (tiene esta en presente) y lo disfrutamos a diario en nuestra posición actual en Cristo.
En la Biblia encontramos, el camino, la verdad y la vida que nos llevan al Padre Celestial (Juan 14:6), es por medio de Jesucristo su Hijo, y el Espíritu Santo quienes nos ayudan en la jornada espiritual, nos alienta y nos fortalece en momentos de necesidad, cuando a veces nos sentimos desalentados.
Solo en Dios hay plenitud de gozo; su Gloria y su Poder se manifiestan en nuestras vidas a medida vamos profundizando en su Palabra y la ponemos por obra; amamos a nuestros enemigos, perdonamos a quien nos ofende, no juzgamos a nadie, para no ser juzgados y ayudamos al que se encuentra en necesidad; somos un reflejo de su Amor y eso agrada y Glorifica a Dios.
Oración: Padre Amado, que nuestro deseo más ferviente sea alimentar nuestra alma con su Bendita y Preciosa Palabra; que en medio de este mundo que se corrompe cada día más, nosotros podamos contemplar su Gloria y su Poder y hablarle a aquellos que no tienen esperanza y caminan sin dirección, ni propósito en la vida.

Dios le bendiga!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *