REUNIÓN DE CÉLULA

REUNIÓN DE CÉLULA: En la reunión celular se cosecha lo que se planificó previamente. La reunión de célula tiene una duración de una hora. Se debe tener cuidado de no caer en la tentación de convertir la reunión de célula en un culto de hogar.

La reunión de célula debe estar envuelta en un ambiente de confianza y no se debe trasladar los cultos de la iglesia a las casas. El evangelio es presentado a los no creyentes de manera práctica, mostrándoles cómo los cristianos viven.

En lo posible hay que evitar poner las sillas una detrás de otra conservando el orden natural del mobiliario en el hogar. Se debe evitar utilizar una mesa y mucho más un púlpito que lo separe físicamente de los invitados.

El programa a desarrollar en una reunión de célula es el siguiente:
Bienvenida. Generalmente la hace el anfitrión.
Oración inicial. La dirige el líder permitiendo a los invitados que escuchen cómo oran los cristianos.
Cantar dos o tres alabanzas. Dirige el líder o un delegado.
Dar la enseñanza de la guía. Lo hace el líder.
Llamado para recibir a Cristo y oración por las personas que se convierten. Lo hace el líder.
Motivación de la ofrenda. Lo hace el líder.
Anuncios. El líder o un delegado.
Oración final convenida.

Después de los puntos anteriores, que se deben desarrollar en una hora, continúa el refrigerio. No hay un tiempo establecido para el refrigerio. Un buen líder es aquel que posee la habilidad de mantener a los amigos en la casa un tiempo adecuado como para mostrarles con su vida lo que es el cristianismo.

Durante el refrigerio los miembros de la célula deben olvidarse de los hermanos y dirigirse a los invitados para saludarlos y confraternizar con ellos. El secretario de la célula toma nota mentalmente de los presentes.